EL PODER DE TU SUBCONSCIENTE

Eckhart Tolle

1ª PARTE
Escrito por: eighthreeseven el 5-31-2007

Muchas personas me han escrito últimamente haciéndome preguntas de este estilo: Hace una semana que intento utilizar lo que aprendo contigo para pensar más positivamente y sentirme más rica y feliz, y a pesar de notar algún cambio, realmente no siento que mi vida haya mejorado muchísimo… ¿Por qué no puedo manifestar algo tan simple como que me contraten en una entrevista laboral para un trabajo para el que estoy totalmente cualificada? Así que si tú mismo te haces una pregunta como ésta, este artículo va para ti. Una respuesta simple a esta pregunta te la podría dar con un par de frases: "No basta con conocer el camino, hay que recorrerlo." (de la película "The Matrix") y "La fé mueve montañas" (frase popular derivada de un pasaje de la biblia). ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que no basta sólo con una fina capa de pensamientos positivos para contrarrestar la programación de toda una vida y los efectos de una sociedad que no cree y juzga. La razón por la que esto no es suficiente es que el verdadero proceso creativo -el botón que activa la Ley de Atracción- no se produce en nuestra mente consciente, si no mucho más profundo, en nuestra mente subconsciente. Cualquier idea, meta o plan dominante mantenido en la mente consciente mediante un esfuerzo repetido y emocionalizado por un deseo ardiente de realización es incorporado por el subconsciente y ejecutado a través de cualquier medio natural y lógico disponible. Lee nuevamente el párrafo anterior. Ahora vuelve a leerlo.

Es la base del éxito. Tu actitud mental es la única cosa sobre la que tienes un total y absoluto derecho de control en cada instante de tu vida. Debes aprender a ejercitar ese derecho como cuestión de hábito. La mente consciente es el sitio donde tienen lugar el razonamiento y el pensamiento. Esta analiza información y datos, y actúa como guardián de la puerta hacia el subconsciente. La mente consciente se desarrolla como resultado de la experiencia, mientras que la mente subconsciente no piensa, no razona, no delibera. Actúa por instinto en respuesta a emociones básicas. La mente subconsciente la podemos comparar con un carro, mientras que la mente consciente se puede considerar como el conductor. La potencia está en el carro, no en el conductor. El conductor debe aprender a liberar y dirigir esa potencia. La mente subconsciente recibe cualquier imagen que le traslade la mente consciente bajo una emoción fuerte. Piensa en las dos como una cámara: La mente consciente actúa como una lente, concentrando la imagen de tus deseos y llevándolos hasta un punto de la película del subconsciente. Obtener buenas fotografías con esa cámara es lo mismo que con cualquier otra: Tiene que haber un buen enfoque, una buena exposición, y la sincronización ha de ser la correcta. Para lograr el enfoque correcto, necesitas tener una definición de objetivo claro y preciso. La selección de los componentes de la fotografía debe realizarse con cuidado y exactitud; tú decides que incluirás en ella. La sincronización adecuada se determina por la intensidad de tu deseo en el momento de la exposición. Los fotógrafos expertos por lo general toman varias fotografías de una imagen importante; trabajan una y otra vez en ella hasta conseguir la foto que desean. Es vital para programar tu subconsciente que repitas una y otra vez la imagen de tu deseo. Tienes que trabajar en el proceso repetidamente hasta que hayas trasladado a tu mente subconsciente la imagen clara y precisa que quieres fijar en el. Sólo así activarás intencionalmente la Ley de Atracción.
No tengas miedo a entrar en un estado altamente emocional cuando imprimas imágenes en tu subconsciente, sino todo lo contrario. Cuando tu objetivo es digno, no necesitas temer a este tipo de autosugestión. La intensidad con la que imprima una fotografía desde tu plan en el subconsciente afecta directamente la velocidad con que el subconsciente se pondrá a trabajar para atraer la contraparte física de la foto, inspirándote a dar los pasos adecuados. Ahora que ya conoces el poder de tu subconsciente, y la forma teórica para llegar a él, entiendes por qué debes alimentarlo cuidadosamente mediante tu mente consciente.
La palabra es una de las formas más efectivas por su poder simbólico, así que aquí tienes una serie de afirmaciones muy poderosas para ayudarte. Utilízalas regularmente y combinadas con éstos videos estarás actuando firmemente sobre tu programación.