Búsqueda personalizada

LAS 7 LEYES ESPIRITUALES

Manual de instrucciones para dejar de sufrir por Manuel Estebán Bernabé - Estudiante de Metafísica -autor del libro "7 secretos del éxito" Ed. Kyer 2010

las siete leyes Universales o espirituales
Dejar de sufrir

Si sembramos lechugas no podemos recoger tomates, va contra las leyes de la naturaleza. Si con nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras acciones y nuestra palabra sembramos negatividad, no podemos recoger una vida positiva, feliz y armoniosa, va contra las leyes de la naturaleza, así de simple y así de exacto. El universo, la vida, la naturaleza, o como deseemos calificarlo, tiene un orden, unas leyes. En la naturaleza nada sucede por Azar o casualidad, un árbol no sale por azar o casualidad, no llueve por azar o casualidad, y no es invierno o verano por azar o casualidad. Todo en la naturaleza tiene una CAUSA que producirá un EFECTO, eso es fácilmente comprobable. Pues justo lo mismo ocurre con nuestra vida. La naturaleza tiene unas leyes o principios, que se conozcan o no, siempre van a estar presente, siempre van a estar en perfecto funcionamiento. Seamos quien seamos, vivamos donde vivamos, tengamos lo que tengamos, ocupemos la posición social que ocupemos, siempre van a actuar en nuestro favor o en nuestra contra, según actuemos correctamente o contrario a ellas. Estas leyes son lo que se conoce a lo largo de la historia como “Las 7 Leyes Universales”.

Cuando se actúa a favor de ellas nos va la vida bien, las situaciones positivas se nos suceden con facilidad, la vida parece que se nos ha simplificado como por arte de magia, y es cuando decimos que sentimos felicidad y somos felices, por su parte cuando actuamos en contra de ellas tenemos el sentimiento de infelicidad, de angustia, de estancamiento que no nos permite avanzar, sentimos miedo ante cualquier reto u objetivo, sentimos el día a día como un profundo pesar, vemos nuestra vida como una constante lucha y no encontramos un resquicio de luz, es en este momento cuando sentimos que somos infelices, y nos regodeamos, una y otra vez, en el sufrimiento, y lo pregonamos a boca llena ya que nos sentimos atrapados en una espiral de sentimientos negativos y de infortunios, que por supuesto nos hacen mal, y nos CAUSAN sufrimiento. Para ir a favor de estas leyes hay que conocerlas, y este es el objetivo de estas palabras. Este conocimiento es el que nos hará libre, no nos sentiremos más víctimas de nuestro destino, seremos nosotros quienes creemos conscientemente nuestra vida, tomaremos nosotros el timón. El fundamento de toda ciencia está en los principios sobre los que se basa, con este conocimiento puedes conocer los principios del funcionamiento sobre como creamos nuestra vida. El fundamento de esta enseñanza, no es crear ninguna doctrina, ni ningún tratado, el fundamento de esta ciencia es que seamos felices, que consigamos todo lo que nos propongamos en la vida, y que rechacemos el sufrimiento que por FALTA DE CONOCIMIENTO, por falta de consciencia, por ignorancia sobre lo que sembramos con nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras acciones y nuestra palabra, nuestra mente ha estado aceptando. Por ejemplo si yo se que sentarme en la silla desde la que estoy escribiendo este artículo me causa dolor, o dejo de sentarme en ella, o simplemente la sustituyo, pero previamente he tenido que saber que me causa dolor, si no lo se, sigo sentándome en ella, y sigo teniendo dolor e intento remediármelo con un medicamento, pero esto no es ir a la CAUSA del dolor que es no seguir utilizando esta silla.
Pues lo mismo ocurre con nuestra vida, si no sabemos que nuestra forma de pensar, sentir, hablar y actuar de forma negativa nos causa sufrimiento en nuestra vida diaria, lo seguiremos haciendo sin más y culpabilizaremos al azar, a la causalidad o a la mala suerte como la culpable del sufrimiento en nuestra vida.
Este conocimiento es eminentemente práctico, para que puedas conocerlo, tienes que practicarlo, y cuando lo practiques serás libre, por que habrás comprobado por ti el funcionamiento de la verdad de tu vida, habrás comprobado el placer de construir tu vida en función a tu felicidad, si no prácticas por ti este conocimiento, de nada te servirá conocerlo.
Antes de comenzar cualquier profesión las personas tenemos que formarnos, pero en cambio para desarrollar nuestro oficio más importante que es VIVIR y ser felices y armoniosos, no recibimos instrucciones, no tenemos un manual de conducta, nos desenvolvemos por la vida, sin ni tan siquiera saber que leyes rigen nuestro mundo físico, que leyes están presentes en la naturaleza, y es por este motivo por el que algunas vidas transcurren en la salud, la belleza, la opulencia, la armonía… Y en cambio otras se desarrollan en la desgracia, la desarmonía, el infortunio, la miseria… Por eso ya te dije que sufrimos por falta de conocimiento, por falta de consciencia, por ignorancia, por no saber que nuestra forma de sentir, pensar, actuar y hablar en el mundo puede ir en nuestra contra, por muy bien que nos creamos nosotros que lo estamos haciendo. Y por tanto al ir en contra de estas leyes se nos crean situaciones que en la sociedad pasaremos a llamar “problemas”, y serán la CAUSA de el EFECTO que es la infelicidad, o el sufrimiento que podamos sentir en nuestra vida, y que justamente se va a corresponder a lo que previamente hemos sembrado con nuestro pensamiento y sentimiento negativo, nuestras acciones que causen daño a otras personas y nuestra forma negativa de hablar.